Los cálculos renales o urinarios afectan con mayor frecuencia, en México, a los hombres de entre 20 y 30 años de edad, según datos del IMSS. Esto es un problema grave, ya que de no ser atendido a tiempo puede tener múltiples complicaciones.

El cálculo renal es una enfermedad de los riñones. Se manifiesta en la producción de cálculos, que son una especie de piedras, que bloquean el flujo de orina desde los riñones hasta la vejiga.

Los cálculos renales pueden ser de diferentes tipos:

Los más comunes son el calcio

Otros están compuestos de ácido úrico.

También hay, con menos frecuencia, cálculos de composición muy variados, que pueden ser secundarios a enfermedades genéticas o infecciosas.

La formación de cálculos está relacionada con la presencia de una o más sustancias capaces de cristalizar en la orina combinada con un ambiente favorable relacionado con una peculiaridad anatómica, la presencia de gérmenes o cuerpos extraños o incluso una dieta inadecuada. En México, la causa más común es la falta de ingesta de agua.  Si no consumes agua y lo combinas con la vida sedentaria, seguramente tendrás más probabilidades de desarrollarlas.

Algunos de los síntomas más comunes es el dolor. Este se encuentra en la fosa lumbar y se irradia a los genitales. Es palpitante y fuerte, el dolor se ocasiona por la obstrucción del uréter por cálculo. A veces, el sangrado urinario visible o incidental en una tira de orina es indicativo de un cálculo. Y si está en la vejiga, puede manifestarse como un impulso urgente o frecuente de orinar. El sentimiento de ardor en la vejiga al orinar también es posible en caso de una infección del tracto urinario.

Pero es importante saber que, durante su desarrollo, no hay síntomas. Así que visitar a un urólogo, es lo más importante que puedes hacer para evitar tener este terrible daño en tus riñones.

Si tienes alguna duda médica acerca de las piedras en los riñones, te solicitamos que te contactes con el Dr. José Jorge Santibáñez Flores.